Regar el césped

Regar el césped es aportar a tu jardín un elemento vital cuando más lo necesita: el agua. Por este motivo, el riego es una de las tareas de mantenimiento del jardín más importantes, ya que aporta vida y frescura a todas tus plantas.

La importancia del riego del césped y el jardín

No descuides la importancia de un riego copioso y bien repartido por toda la superficie del jardín durante los meses más cálidos y menos lluviosos, porque el agua no es sólo vital para el buen desarrollo del césped, también lo es para el resto de plantas ornamentales y árboles que tienes en tu espacio ajardinado.

¿Qué cantidad de agua necesita el césped?

El céped necesita mucha cantidad de agua, bien repartida y que no permanezca en la superficie.

Es muy importante que funcionen los sistemas de drenaje dentro del jardín y se produzca la evacuación rápida del agua sobrante, tanto en la dirección vertical como en la dirección horizontal del drenaje.

Pero esta necesidad de agua debe valorarse según las aportaciones de humedad del entorno.

  • Por ejemplo: el agua de nuestro riego debe estar equilibrada y compensada con el agua de la lluvia y de diferentes factores ambientales que también aportan humedad, o condicionan la evaporación sobre el terreno.

¿Cuáles son las variables que condicionan el riego del césped?

Existen cuatro variables que condicionan el riego del césped y que nos van a obligar a ajustar el riego en nuestro jardín, bien en su totalidad, bien por zonas.

  • El clima y las condiciones ambientales de la localidad.
  • La estación del año.
  • La combinación de semillas que se usaron en el césped.
  • La orientación del césped respecto del sol.

¿Cuál es el mejor momento del día para regar?

El mejor momento del día para regar es durante el amanecer.

Gracias a este primer riego de la mañana, la tierra puede recoger la humedad y ofrecer el agua necesaria a las raíces del césped a lo largo del día, cuando el sol comienza a elevar la temperatura.

¿Por qué es mejor el riego de la mañana que el de la noche?

El riego de la mañana permite a la tierra y al césped tener una reserva de humedad para combatir el calor del día.

Sin embargo, pese a que existe una tradición muy grande para regar al atardecer, es una práctica que debería evitarse porque deja más expuesto el césped a la humedad durante toda la noche.

Por la noche tenemos tres condicionantes que ayudan a la propagación de hongos y enfermedades en el césped: falta de luz natural, calor ambiente y exceso de humedad.

¿Por qué no se puede regar al mediodía durante el Verano?

El riego durante el día en Verano es desaconsejado por el riesgo de quemar el césped bajo la luz del sol. Las gotas de agua que quedan sobre las finas hojas del césped hacen un efecto lupa y queman el tallo.

Por otra parte, una cantidad del agua de riego puede evaporarse directamente, no llegando a cumplir su función de hidratar las raíces del césped.

¿Cuándo debe regarse el césped?

Hay una regla general para decidir si es conveniente regar la tierra del césped o de nuestras plantas en el jardín: la tierra siempre debe estar fresca y nunca debe formar charcos ni estancamientos.

Esta regla es muy importante, ya que con ella podrás tomar decisiones sobre el riego en las diferentes zonas de tu jardín, según estén más o menos expuestas u orientadas al sol.

  • El césped en orientación Sur recibe más horas de sol al día que un césped en orientación Este u Oeste, por lo que recibirá riegos con mayor frecuencia o intensidad.

¿Con qué frecuencia se riega el césped?

La frecuencia de riego va a depender, además, del tipo de suelo de nuestro jardín. Esto es así, porque según su estructura, tendrá mayor o menor capacidad para retener el agua y ponerla a disposición de las raíces del césped.

  • Los jardines con el suelo arenoso tienen una buena capacidad de filtrado y una escasa capacidad de retención de agua. Los riegos en este tipo de suelo deben ser frecuentes, pero de corta duración.
  • Si el terreno es arcilloso, el suelo del jardín se considera pesado y con poca capacidad de filtrado. Los riegos en este tipo de suelo deben ser menos frecuentes, pero de larga duración.

¿Cómo se riega el césped recién plantado?

El césped recién plantado debe estar siempre en un terreno fresco y húmedo, para evitar la deshidratación de los primeros brotes.

Cualquier encharcamiento será siempre perjudicial, incluso puede hacer fracasar la implantación de la semilla de césped sobre el terreno. Así, la frecuencia del riego será a diario y siempre por la mañana.