Abonar el césped

Abonar el césped todo el año es la forma correcta de responder a su continuo crecimiento y aportar los nutrientes que necesita para estar siempre verde y brillante.

Recuerda que existen abonos específicos para césped, con los que puedes cumplir perfectamente esta tarea de mantenimiento del jardín tan necesaria para lograr un césped tupido y denso que resista los paseos y los juegos de la familia durante todo el año. 

¿Por qué es necesario abonar el césped?

Es necesario abonar el césped porque es un tipo de planta que necesita disponer de una fuente de nitrógeno casi de forma permanente para corregir los daños ocasionados con el uso que le damos: pisoteos, paseos, juegos, mascotas…

El césped para mostrarse siempre denso y sano, mantiene un desarrollo vegetativo continuo a lo largo del año, lo que provoca una fuerte pérdida de energía que debe ser repuesta a través de la nutrición con abonos específicos para césped de liberación lenta.

¿Cuál es el nutriente más importante en el abonado del césped?

El nutriente esencial para el césped es el Nitrógeno (N), y debe ser aportado de forma equilibrada y continua, ya que es el encargado de favorecer su crecimiento en altura y densidad.

La calidad en un abono específico para césped se mide por la capacidad de aportar los nutrientes de forma regular, especialmente el Nitrógeno. Por eso, es muy importante que los abonos de césped sean de liberación lenta; además, estos abonos previenen de las quemaduras en las plantas del césped, gracias a su encapsulado.

¿Cómo se debe abonar el césped?

El césped de nuestro jardín responde muy bien a dos tipos de técnicas de abonado: el abono de fondo y el abono de mantenimiento.

Abonado de fondo en el jardín

El abonado de fondo se realiza en las tareas de preparación del suelo del jardín en una primera implantación del césped, o en las tareas de mantenimiento del suelo con el césped ya implantado, completando las labores de aireación o escarificado del césped.

Así, puedes recordar que estamos hablando de la aportación al suelo de abono orgánico y correctores de carencias del césped que sabemos que van a dar buen resultado. Este proceso se realiza dentro de las tareas de mantenimiento de jardín que se llevan a cabo a la salida del Invierno.

Abonado de mantenimiento del césped

Las aportaciones de abono de mantenimiento para el césped del jardín se realizan de forma periódica y respetando las indicaciones del fabricante del abono. En estas instrucciones de cómo se debe usar un abono para el césped, nos indican el plazo de descomposición del abono y estiman la frecuencia de abonado en función de sus investigaciones.

Así, según el encapsulado del grano de abono, la degradación puede durar uno o varios meses, por lo que el plazo viene definido por el propio abono de césped.

¿Qué es mejor un abono soluble o un abono de liberación lenta?

Existen abonos para el césped de fórmula soluble o abonos de liberación rápida que son bastantes eficaces y no podemos dejarlos de lado, ya que tienen utilidades muy interesantes; por ejemplo:

  • Los abonos solubles para el césped tienen una acción inmediata y pueden aportar de forma rápida los nutrientes que el césped necesita tras salir de una enfermedad o de una situación de estrés por cambios en las condiciones climáticas de su entorno.
  • También son muy empleados en momentos muy puntuales para dar un brillo especial a nuestra alfombra verde, por ejemplo: una celebración en nuestro jardín.
  • Los abonos granulados de liberación lenta también pueden emplearse acortando los plazos del abonado, pero respondiendo mejor a la estación climática, aportando un abonado propio de la Primavera o un abonado más típico del Otoño. 

En respuesta a estas situaciones, los abonos granulados de liberación lenta constituyen una aportación nutricional estándar en la actualidad, porque permiten una mayor comodidad en las tareas de mantenimiento al ampliar los plazos entre las aportaciones de abono.

Ventajas del abono de césped de liberación lenta

  • Nutrición controlada y activa en el terreno durante más tiempo.
  • Sin riesgos de quemaduras en el césped por el contacto con el abono mineral.
  • Económico y rentable: al reducir el número de aportaciones de abono, pero ser efectivo mientras permanece activo en el jardín.
  • Fortalece las raíces y las defensas naturales: gracias a la nutrición constante el césped crece más fuerte y resistente a las enfermedades.