Malas hierbas en el césped

Las malas hierbas en el césped son plantas que nacen en el suelo y compiten con el césped por el espacio y los nutrientes del suelo.

Se convierten en un enemigo natural dentro de tu jardín, y debemos realizar tareas de mantenimiento muy sencillas para prevenir su aparición o frenar su expansión.

¿Qué son las malas hierbas?

Las malas hierbas son variedades de plantas de tipo rústico que nacen en nuestros jardines y pueden comprometer el estado de salud del césped, ya que absorben gran cantidad de agua y nutrientes de su entorno. Además, sus propias raíces aumentan la posibilidad de compactar la capa superficial del sustrato, dificultando la oxigenación y el drenaje.

¿Por qué son malas hierbas?

Son conocidas como malas hierbas por su carácter competitivo y el daño que provocan en el césped implantado dentro del jardín; aunque también existen criterios estéticos que aconsejan su eliminación de nuestro espacio verde.

  • Modifican la superficie del terreno: crecen en grupos compactos y rompen la armonía del césped al crear espacios propios con sus hojas y flores.
  • Alteran la densidad y el color del conjunto en el jardín.
  • Tienen un tipo de crecimiento extensivo y pueden llegar a invadir un césped bien trabajado a lo largo de una temporada.
  • Aumentan el riesgo de compactación del terreno.
  • Dificultan la oxigenación de las raíces del césped: permiten que el fieltro de la superficie tenga más densidad.
  • Empobrecen el suelo y roban nutrientes al césped.

¿Por qué surgen las malas hierbas en el césped?

Las malas hierbas pueden ser el resultado de un mal mantenimiento del césped, pero solamente en parte.

Existen muchos motivos por los que pueden aparecer las malas hierbas entre el césped, y el más frecuente es que la semilla llega a nuestro jardín, bien por el aire, bien por el agua de pozos o sistemas de regadíos.

¿Existen métodos efectivos de prevención contra las malas hierbas en el césped?

Los métodos de prevención contra las malas hierbas pasan por las tareas de mantenimiento del césped a lo largo del año: escarificación, aireación, corte, riego y abonado. Pero, como decíamos, sus semillas llegan de forma natural, y tarde o temprano tendremos que utilizar algún producto específico contra las malas hierbas del jardín, como por ejemplo: los herbicidas.

Sin embargo, antes de llegar a usar un herbicida sobre tu césped, es preferible que realices tareas de mantenimiento y limpieza manuales; por ejemplo: el desherbado del césped.

¿Qué es el desherbado del césped?

El desherbado es una tarea de mantenimiento del césped que consiste en retirar de forma manual las malas hierbas que nacen en nuestro jardín.

Esta tarea de mantenimiento es muy importante y completamente respetuosa con el medio ambiente. Así, en la actualidad, existen herramientas de jardinería que están diseñadas para la extracción de malas hierbas del suelo sin tener que agacharse. Son los extractores de malas hierbas.

¿Cuántos tipos de malas hierbas existen?

Existen dos tipos de malas hierbas:

  • Dicotiledóneas: hoja ancha y vivaces.
  • Monocotiledóneas:graminias anuales y vivaces.

¿Cuáles son las malas hierbas más frecuentes?

La familia de malas hierbas más comunes son  las dicotiledóneas: 

  • Malas hierbas de hoja ancha.
  • Son plantas vivaces: la raíz sigue viva en Invierno y la parte aérea de la planta vuelve a crecer a lo largo de la Primavera.
  • Entre esta familia podemos encontrar: acedera, bledo, cenizo, cerraja, corregüela, jaramago, mostaza común, etc.

¿Cómo se controlan las malas hierbas de hoja ancha?

Las malas hierbas de hoja ancha o dicotiledóneas se controlan con herbicidas selectivos contra malas hierbas de hoja ancha.

la eficacia del herbicida va a depender del momento en el que se realice el tratamiento, ya que debe coincidir con el ciclo vegetativo de las plantas.

  • Uso preventivo de los herbicidas: siempre a la salida del Invierno y comienzos de la Primavera, con el objetivo de quemar las raíces y los primeros plantones de las malas hierbas vivaces.
  • Limpieza y eliminación de malas hierbas: los herbicidas son muy efectivos a lo largo del Verano, cuando el ciclo de desarrollo vegetativo de estas plantas es muy activo.

¿Cómo se utiliza un herbicida selectivo contra las malas hierbas?

Los herbicidas selectivos deben aplicarse siempre siguiendo las indicaciones del fabricante.

Las aplicaciones de los herbicidas contra las malas hierbas de hoja ancha deben realizarse en los céspedes ya implantados, de más de una temporada. Es preferible no hacer ningún tipo de tratamiento con estos herbicidas en el césped joven o recién plantado.

Otras precauciones a la hora de aplicar un herbicida selectivo

  • Los tratamientos con un herbicida selectivo se realizan después de cortar el césped, al menos, en dos ocasiones. De esta forma, nos aseguramos que la raíz ya se encuentra fortalecida y aguantará los efectos del tratamiento.
  • Es muy importante conocer la combinación de semillas de césped que compone nuestro césped, para asegurarnos que no existe ninguna variedad sensible a los efectos del tratamiento con el herbicida selectivo.
    • Por ejemplo: las Dichondras son herbáceas de hoja ancha que podrían verse afectadas.
  • Las aplicaciones del tratamiento con herbicidas selectivos deben respetar una distancia de seguridad respecto de árboles y arbustos de hoja ancha. Son la mayoría de las variedades ornamentales que tenemos en nuestros jardines.

Consejos sobre la forma correcta de usar un herbicida

Todos los herbicidas que puedes comprar en el mercado tienen un alto grado de toxicidad y deben aplicarse respetando las indicaciones de los fabricantes y el sentido común. Es decir:

  • Evita rociar con él a animales y personas.
  • No lo viertas en el agua de riego, ni en estanques o ríos.
  • Siempre proyecta la pulverización de forma localizada sobre el césped.

¿Cómo se realiza una pulverización localizada de un herbicida?

La pulverización localizada o dirigida de un herbicida se realiza siempre utilizando una herramienta de jardinería que se llama campana herbicida.

  • Para facilitar la pulverización, es conveniente utilizar las campanas herbicidas que se ajustan a los pulverizadores como una herramienta de jardinería complementaria de la pulverización.
    • Gracias a la campana herbicida, el producto pulverizado se concentrará en el césped, y se reduce el riesgo de esparcirlo a través del aire.
    • Cuando no hacemos una pulverización localizada, estamos poniendo en peligro otros cultivos o plantas de nuestro jardín.
    • Y, por supuesto, nos ponemos en riesgo a nosotros mismos, ya que los herbicidas son un producto perjudicial para nuestra salud.

Precauciones a la hora de usar un herbicida

  • Evita realizar tratamientos en días con viento, con temperaturas elevadas, ni con niebla o heladas.
  • Cuando tengas que realizar una pulverización con herbicidas, nunca pulverices al mediodía ni bajo el sol. Siempre debes planificar los tratamientos o a primera hora de la mañana, o al anochecer.
  • Siempre utiliza unos complementos de jardinería destinados a la protección de las personas: guantes y gafas protectoras.
  • Nunca guardes la mezcla preparada, pero no la uses ni para regar, ni la vacíes cerca de fuentes o estanques.
  • El pulverizador que usamos para el herbicida, nunca lo usamos en ningún otro tratamiento, ya que podemos trasladar restos del herbicida y poner en riesgo las plantas ornamentales o árboles del jardín.