Tipos de césped

Existen 3 tipos de césped que responden a una clasificación básica para dar respuesta a las necesidades de tu jardín. ¡Vamos a conocerlos!

Una vez que ya sabemos a qué quieres dedicar tu jardín, conviene tener presente que existen tres tipos de césped que sirven de clasificación básica para dar respuesta a sus diferentes emplazamientos: el césped rústico, el césped deportivo y el césped fino.

Recuerda: sea cual sea tu preferencia a la hora de planificar el jardín, lo que importa es utilizar semillas de césped de buena calidad, y lograr una superficie de césped lo bastante densa y tupida para que resulte agradable en el momento de pisar sobre ella, y saber que no le estamos provocando ningún daño.

Los tipos de césped más conocidos

¿Todos los céspedes son iguales? La verdad es que no todos los céspedes son iguales, aunque nos cueste apreciar sus diferencias a simple vista, existen semillas de césped que responden  de forma diferente a variables ambientales como la exposición al sol, la resistencia a la humedad o la capacidad de germinar y mantenerse en buen estado en zonas de sombra.

Factores a tener en cuenta a la hora de escoger un césped

¿Cuáles son los factores a tener en cuenta a la hora de seleccionar un césped? Vamos a valorar siempre dos factores cuando vayamos a seleccionar las semillas de césped para nuestro jardín:

  • El emplazamiento o clima.
    • La temperatura media.
    • El régimen de pluviosidad.
  • El uso que vamos a darle al jardín.

¿Cuántos tipos de césped hay?

Gracias a los datos anteriores sobre el uso y el clima, ya podemos valorar tres tipos de césped que responden a esta primera clasificación.

Además, cuando vayas a  comprar tus semillas de césped a cualquier centro especializado de jardinería o en las plataformas de venta de Internet, verás que las diferentes marcas comercializadoras, utilizan estos mismos nombres como una referencia que te facilita la elección de la mezcla de semillas de césped correcta para cada uno de los tipos de césped que estamos buscando para nuestro jardín.

El césped rústico

Un jardín con el césped rústico como referencia es muy natural y respetuoso con la topografía del terreno que ya existe en la parcela.

Los jardines sembrados con un tipo de césped rústico destacan por sus características:

  • Respeta o mantiene las planicies y las pendientes que existen.
  • Aprovecha el suelo tal y como existe, sin aportaciones extra de sustrato, y solamente mejorando su capacidad nutritiva con abonos.
  • Se beneficia de los mantillos vegetales del entorno.
  • Las plantas del entorno son autóctonas o están adaptadas a la zona.

El césped rústico es muy característico de las casas de campo o de espacios naturales degradados que se recuperan y se restauran. También es propio de grandes jardines y parques públicos no ornamentales.

El césped fino u ornamental

Los jardines que emplean un tipo de césped fino deben estar acondicionados, con suelos modificados y adaptados a la siembra y mantenimiento de estas semillas de césped.

  • Perfeccionamiento del drenaje: aportaciones de arena.
  • Se mejora la capacidad de almacenamiento de nutrientes: aportaciones de enmienda orgánica.
  • El manto vegetal debe ser uniforme y denso, sin malas hierbas ni especies silvestres.

El césped fino es adecuado para todos los espacios públicos con finalidad ornamental. También es el más demandado por las personas para un adosado con jardín o una finca familiar, aunque requiere una mayor dedicación y mantenimiento.

El césped deportivo o técnico

El césped técnico o deportivo nos traslada a una superficie verde que representa un jardín modificado y acondicionado para el uso más exigente.

Las características principales de un jardín con un tipo de césped técnico son:

  • Diseño en capas del sustrato dando respuesta a todas las necesidades presentes y futuras del césped.
    • Capas de subsuelo acondicionadas para el drenaje.
    • Instalación de sistemas de riego y calefacción.
  • Estudio físico y químico del terreno para su posible adaptación a la semilla de césped.
  • Selección de semillas para ser resistentes en la siembra y en las continuas sesiones de mantenimiento.